La principal agencia de prensa de Turquía “Anadolu” difundió, en sus plataformas en idioma inglés y español y en sus cuentas en las redes sociales, un trabajo periodístico sobre los buenos resultados del candidato vacunal CIGB-258 en el tratamiento de afectados por la Covid-19. Este producto es una vacuna diseñada y desarrollada originalmente por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba (CIGB) para tratar enfermedades inflamatorias crónicas.

La agencia noticiosa resalta que el CIGB-258 ha sido utilizado para atender a 58 pacientes del COVID-19 con condiciones severas y críticas y ha alcanzado resultados prometedores en este tratamiento. Significa el logro de un 72% de supervivencia de los pacientes en estado crítico y el 90% de los casos graves, para un 84 % de sobrevida.  Esos datos fueron aportados por la Dra. Verena Muzio, la directora de Investigaciones Clínicas del CIGB, en el programa de televisión cubana “Mesa Redonda”.

Como colofón, el trabajo detalla los datos de afectación del coronavirus en Cuba, en particular la incidencia de solo 83 fallecimientos y el logro de casi 2 000 recuperaciones.

El material informativo constituye una expresión del alto grado de reconocimiento de la biotecnología y la medicina cubana en Turquía.

Vacuna contra Covid-19 deberá ser un bien público, afirma Guterres.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, apeló a la solidaridad global para garantizar que la vacuna contra la Covid-19 que buscan varios países, sea un ‘bien público’ al alcance de todos.

Mientras trabajamos juntos para desarrollarla, hay una lección importante que debemos entender: una vacuna por su misma no es suficiente, necesitamos solidaridad global para garantizar que todo el mundo pueda acceder a ella, afirmó Guterres, en una conferencia virtual organizada por el gobierno británico.

El secretario general de la ONU recalcó que el antídoto contra el nuevo coronavirus que deja ya 380 mil muertos y más de seis millones de contagios en el mundo, debe ser visto como como ‘un bien público mundial, una vacuna del pueblo’.

En la cumbre virtual participan representantes de unos 60 países, entre ellos 35 jefes de Estado o gobierno, empresarios y líderes de organizaciones civiles, y tiene como objetivo recaudar siete mil 400 millones de dólares para financiar el programa de inmunización de la Alianza para la Vacunación (GAVI).

Guterres también elogió el trabajo de GAVI, pero advirtió que 20 millones de niños en el mundo no cuentan con el complemento total de vacunas, y que uno de cada cinco de ellos no ha sido jamás vacunado.

Tras señalar que la Covid-19 obligó suspender las campañas de vacunación, el funcionario pidió a los participantes en la conferencia encontrar las vías para continuar con la inmunización de forma segura, a pesar de la pandemia.

También exhortó a GAVI y a otras instituciones a usar sus redes de vacunación para suministrar a la población otros servicios de salud primarios, y garantizar que la eventual vacuna contra la Covid-19 esté disponible para todos.

En la apertura de la conferencia, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, también abogó unir a la humanidad en la lucha contra las enfermedades.

Les pido unirse a nosotros para fortalecer esta alianza que salva vidas, e inaugurar una nueva era de cooperación global en el sector de la salud, expresó el gobernante británico.

Johnson también recordó que el Reino Unido es el mayor donante de GAVI, a la cual aportará mil 650 millones de libras esterlinas (unos dos mil 80 millones de dólares) hasta 2025.

Los fondos que se consigan este jueves serán utilizados para inmunizar a unos 300 millones de niños de los países más pobres del mundo, contra enfermedades como la poliomielitis, la difteria y el sarampión.