El medicamento Heberprot-P, único para la terapia de la úlcera del pie diabético mediante infiltración directa en el sitio de la herida, resalta hoy en la Feria Salud para Todos.

El novedoso medicamento, basado en el factor de crecimiento humano recombinante, satisface una necesidad médica para el tratamiento de las úlceras complejas del pie diabético, por las ventajas que supone su tratamiento, señaló el doctor Manuel Raíces, durante una conferencia en el recinto ferial de Pabexpo, sede del evento.

“Es la única terapia del mundo capaz de cerrar lesiones complejas que en otros escenarios tendría una evolución de amputación”, dijo a Prensa Latina el especialista del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana.

Entre las ventajas de este fármaco cubano destacan la aceleración de la cicatrización de úlceras profundas y complejas del pie diabético y la disminución del riesgo de las amputaciones en pacientes con esa afección.

También contribuye significativamente a mejorar la calidad de vida de los pacientes, pues reduce el número y la extensión de acciones quirúrgicas para la remoción del tejido necrótico, además de prevenir las recidivas.

Igualmente, reduce el tiempo de cicatrización y con ello, las complicaciones derivadas, tales como la gangrena y la infección o sobre-infección, posibilitando destinar recursos a pacientes de pronósticos más difíciles.

Se trata de un producto y un método de tratamiento único que puede brindarse a la población diabética que sufre de heridas complejas, recalcitrantes a la cicatrización, incluyendo pacientes que por su daño vascular de base sufren de isquemia.

Esta terapia de reemplazo ha beneficiado hasta hoy de forma gratuita a más de 39 mil pacientes cubanos.

En Cuba, la aplicación del Heberprot-P junto a la implementación de un Programa de Atención Integral al paciente con úlceras del pie diabético, que se extiende a todas las provincias del país, redujo el riesgo relativo de amputación en más del 71 por ciento, equivalente a evitar unas tres mil 500 amputaciones anuales.

Hasta la fecha, se han tratado con esta terapia más de 169 mil pacientes de todo el mundo.