Criticaron que no cerraban escuelas y aeropuertos. Criticaron las gotitas homeopatías. Vaticinaron más de 300 mil muertes en Cuba por coronavirus. Criticaron los hospitales. Criticaron la ayuda de Cuba al crucero británico. Criticaron las colas. Criticaron la capacidad de movilización. Advirtieron que los hospitales cubanos colapsaría. Criticaron que los jóvenes hicieran pesquisajes. Criticaron el auto pesquisaje virtual. Criticaron los centros de aislamiento. Criticaron que las cifras son falsas. Vaticinaron un nuevo Periodo Especial. Pronosticaron revueltas populares. Dijeron que el presidente no sabía manejar la crisis. Criticaron a Raúl por no estar al frente. Dijeron que los nasobucos de tela no servirían, que era un invento del gobierno. Dijeron que el ejército mataría en las calles. Dijeron que las calles cubanas estarían llenas de cadáveres descompuestos por el colapso sanitario. Pero se referían a Cuba, seguro?
Criticaron, criticaron, criticaron….ellos, los criticadores
Nota: Sin hospitales sofisticados, con bloqueo y asfixia, con bicicletas, sin turismo, sin mascarillas de donaciones que EEUU impidió que llegaran, con colas, sin guaguas, sin pollo en las tiendas, sin compras virtuales, con calor, con derrumbes, con brigadas médicas colaborando en varios países, con periodistas en las calles…. resulta que en Cuba está contenido y controlado el coronavirus. Contradictorio eh?

El protocolo de Cuba para la atención a los enfermos con la Covid-19 inicia con el uso de tres medicamentos: el antirretroviral Kaletra, el interferon alfa-2b y la cloroquina como inmunomodulador, destacó hoy  el experto en Medicina Interna, Daniel González .
Esta tríada de fármacos, de los cuatro utilizados en el mundo para tratar la enfermedad, son aplicados en una primera etapa del tratamiento y si los pacientes progresan hacia la gravedad se incluyen otros de tipo antibacteriano y esteroides.
Con este actuar hemos logrado revertir el estado de un paciente de crítico a grave y luego recuperado, así como evitar el agravamiento de otros con alto riesgo por ser asmáticos, diabéticos, hipertensos, o padecer de algún tipo de cáncer.
Los tres principios que se tienen en cuenta a la hora de atender a una persona confirmada con la Covid-19: ‘identificar la severidad y adelantarse a ella, el abordaje correcto de las comorbilidades del paciente y por último el tratamiento colegiado entre varios especialistas’.
El 80 por ciento de quienes se enferman se curan en la primera etapa que se caracteriza por tos, dolor faríngeo, fiebre e infección respiratoria y solo el 20 restante desarrollan manifestaciones de gravedad como la neumonía bilateral.Médicos, tecnólogos y estudiantes de otras instituciones se han sumado como refuerzo al personal sanitario de los centros destinados a tratar y aislar a los enfermos y sospechosos.
Se trabaja con ‘tripulaciones’ que no son más que equipos de especialistas que durante 14 días atienden a los ingresados y luego pasan igual periodo de tiempo en aislamiento para descartar un posible contagio, informó. Pero aún con tal ritmo de labor y la lejanía de la familia la mayoría pide mantenerse activa por más tiempo, eso evidencia la entrega de los cubanos a este batalla contra el nuevo virus.