“Hoy regresé, es mi primer día, del segundo grupo. La familia siempre se preocupa, más ahora que se trata de algo extremo, nuevo. Todos se preocupan, es normal”.

Enfermera en el hospital Mario Muñoz Monroe, en la ciudad de Matanzas, donde son atendidos los enfermos con COVID–19 de esa provincia y de la vecina Cienfuegos.

“El trabajo de la enfermera es complejo, tiene que ver con todo, desde el área de limpieza hasta la desinfección y la parte de enfermería que es muy compleja. Estamos trabajando demasiado duro, esto es algo inesperado, una experiencia más; no contábamos con esta enfermedad, todos estamos como nuevecitos de paquete”, dice.

Para evitar salir contagiados –agrega–, “hay que cumplir todas las medidas. Primero, es muy importante la protección, el uso del nasobuco, las gafas, la bata, la sobrebata, las botas; saber cuál es el área limpia y cuál la sucia. Evitar el contacto con los pacientes, cuando estamos conversando con ellos, examinándolos, les pedimos que ladeen la cara para que no estén en contacto con nosotros, que no conversen y, sobre todas las cosas, seguimos una férrea disciplina”.

Claudia explica que hay diferentes tipos de pacientes. “Esto es nuevo para todo el mundo, las personas se sienten demasiado nerviosas, temen que su vida esté demasiado comprometida, porque no saben el resultado de esta enfermedad, a dónde va a parar. Casi siempre, cuando los pacientes ingresan, la enfermera tiene que darles apoyo psicológico para que se sientan de la mejor manera posible”.

Este es su segundo ciclo. Ya tuvo uno antes, durante 14 días, y luego 14 días de aislamiento y otros 14 días en la casa, “donde me recuperé, allí todo bien”.

Cuenta que en los días de descanso vio muchas personas en las calles. “Creo que la gente ha perdido la noción del peligro, y creo que es por la inconsciencia de las personas. Hay todavía muchas personas en la calle que son muy inconscientes y necesitamos frenar eso. Si la población no se concientiza de lo que estamos viviendo, no tendrá freno.

“Hoy regresé, es mi primer día, del segundo grupo. La familia siempre se preocupa, más ahora que se trata de algo extremo, nuevo. Todos se preocupan, es normal”.

Mundo Latino